5 recomendaciones para entender la protección solar

Se acerca el verano y toca aplicar crema solar para protegernos del sol. Entender bien el etiquetado y cómo afectan los rayos solares en nuestra piel, es básico para protegernos sin dejar de disfrutar del verano.

 

Protección solar

  • Existen dos tipos de radiaciones solares: UVA y UVB. Conocer su proporción y la protección adecuada puede resultarnos de interés. La mayoría de la incidencia del sol es de tipo UVA y, aproximadamente un 5% es de tipo UVB. Este tipo de rayos puede penetrar incluso el cristal.
  • Los rayos UVA actúan a un nivel más profundo de la piel. En algunos protectores, se indica con estrellas el nivel de protección frente a los UVA. La escala de estrellas es sobre 5, como nivel máximo. Aunque depende del tipo de piel, se recomienda como mínimo 4 estrellas.
  • Rayos ultravioletas B. Este tipo puede resultar más dañino aunque se reciba en menor cantidad y actúe en la superficie de la piel, ya que es el responsable de la mayoría de quemaduras provocadas por el sol. Se recomienda, al menos, un factor de protección de 15.
  • Días nublado. Conviene tener presente que en los días nublado también se reciben rayos solares aunque no se perciba a simple vista. En lugares como las Islas Canarias existe el fenómeno de “panza de burra” por el que algunas playas permanecen con cielos nubosos durante la mayor parte del verano.
  • En verano mayor atención. En verano los rayos solares impactan con mayor fuerza, por lo que conviene aumentar la prevención. Especialmente sensible son las zonas de lunares o manchas. Más vale ponernos algún tipo de recordatorio que lamentarnos después.

 

¿Quieres hacer una consulta con un dermatólogo? Regístrate gratis en www.opensalud.es y busca el especialista que necesites.

 

 

Elena Aparicio
Elena Aparicio