Relación entre microbiota y obesidad

By opensalud.

Uno de los grandes problemas que más afecta en nuestra actualidad por el gran aumento en su prevalencia es, la obesidad, una enfermedad crónica y multifactorial. La obesidad está caracterizada por un exceso de tejido adiposo y un desbalance entre la ingesta de energía y su gasto. Aunque se trata de un proceso complejo en el cual, a parte de la dieta influyen factores genéticos y medioambientales.

Imágenes blog (7)

 

Es importante recalcar como esta obesidad puede aumentar el riesgo de síndrome metabólico, el cual engloba ciertos problemas metabólicos tales como dislipemias, insulino-resistencia, diabetes, problemas cardiovasculares, entre otros.

 

Por otro lado, se ha visto una relación entre la obesidad y los trillones de microorganismos que viven en nuestro intestino, los cuales se conocen como la microbiota intestinal, que desde hace unos años ha suscitado gran interés.

 

Cabe destacar que esta microbiota suele ir unida al término ''Eje intestino-cerebro (EIC)'' el cual hace referencia a la interacción entre mecanismos intestinales secundarios, tales como la activación inmunitaria, la permeabilidad intestinal, la motilidad y diversas señales neuroendrocinas y funciones del sistema nervioso central tales como la regulación del estado de ánimo y las emociones.

 

Esta comunicación entre intestino cerebro está mayoritariamente mediada por metabolitos tales como ''Short Chain Fatty Acids (SCFA)'', es decir, ácidos grasos de cadena corta, ácidos biliares, y varios neurotransmisores y hormonas.  Estos ácidos grasos de cadena corta se generan a través de la fermentación de los polisacáridos no diferidos en el colon y representan sobretodo el acetato, propionato y butirato. Estos metabolitos producidos por nuestra microbiota intestinal pasan a la circulación sistémica y atraviesan la barrera hematoencefálica, llegando así al cerebro.

 

En cuanto a la relación comentada anteriormente, se ha demostrado una alteración en en la composición de la microbiota de pacientes obesos comparados con personas sanas.  Parece ser que estos pacientes obesos muestran una menor variedad y riqueza de los microorganismos que componen nuestra microbiota, aunque hay que recalcar que no es así en todos los casos.

 

La microbiota ayuda a la captación de la energía de la diera y ayuda al almacenamiento de la grasa en el organismo, afectando entonces tanto al metabolismo energético como lipídico.

 

En cuanto a la composición como tal, en personas obesas se ha demostrado una mayor proporción de Firmicutes frente a Bacteroidetes, lo que parece favorecer un mayor almacenamiento de las grasas y un mayor aprovechamiento de las calorías de la dieta. En personas sanas se encuentra una mayor proporción de Bacteroidetes frente a Firmicutes.

 

En conclusión, cambios en el estilo de vida, ejercicio físico y la incorporación de alimentos funcionales tales como prebióticos o probióticos podrían facilitar una mejor proporción de Bacteroidetes. 

  • Prebióticos: ingredientes no digeribles de la dieta que producen efectos beneficiosos aumentando selectivamente el crecimiento y/o actividad de uno o más tipos de bacterias en el colon
  • Probióticos: microorganismos vivos que actúan de forma beneficiosa.

Tags: nutrición, obesidad, alimentación, udo2punto0

Evaluador de síntomas

Indicanos tus síntomas y accede a una evaluación inicial.

Evalúa tus síntomas